¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

lunes, abril 23, 2012

La falta de aire
se solucionaba así

inhalando desde donde 
se es puro

desde cada uno de los orígenes, 
hundiéndose en la raíz,
respirando desde la semilla

(esa que siempre es cierta) 

dejando que salga 
del interior
-así, subiendo con la voz-

proyectado
en la palma de mis, tus manos


hasta descubrirlo ahí donde se anida. 
En los ojos -¿dónde más?-

5 comentarios:

Juan Ojeda dijo...

En la pupila, la parte más sincera de un ser humano, casi la que no puede (no sabe) mentir.

Ojala a veces fuera menos difícil encontrarnos el punto radical. Es decir, no es tan difícil mezclar principios con medios y fines; pareciera que el mundo lo que menos enseña es recorrerse a uno mismo.

Preciosos versos, dulces y esenciales. Para cuando la forma de existencia nos agobia (nos sofoca).

Un abrazo del sur.

Azul es lejos dijo...

Qué linda amiga poeta que tengo :)

Lucas Fulgi dijo...

Que hermosas palabras, Eli.

"proyectado
en la palma de mis, tus manos"
Maravilloso.

Un Simple Blog dijo...

Me gustó.

Hugo dijo...

:)