¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

sábado, abril 07, 2012

De la sobrecarga de signos de interrogación y exclamación

Dicen que nos definimos a partir de la mirada del otro. Pero no podemos dejar que la mirada del otro nos defina. 


También dicen que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río. Y nosotros no podemos ser el mismo río, simplemente porque así como un río que no cambia deja de ser río, un ser humano que no cambia, deja de ser. Ser no es permanecer, sino cambiar, evolucionar, ser conscientes de lo que fuimos afirmando lo que somos y lo que queremos ser ("Hay que tomarse un tiempo pa' comprender que solamente sos lo que sos. De ahí a todo lo que vos quieras ser, eso ya depende de vos.")


Los cambios duelen. Crecer duele. Muchas veces es una mierda, pero es inevitable. Nuestro alrededor cambia sin pedirnos permiso, sin avisar. Y la forma en la que respondamos o no a esos cambios es de nuestra elección, más allá de que a los demás les guste o no. Lo único que nos queda ante el crecer es optar por hacerlo de la forma que los demás elijan para nosotros, o la forma que nosotros elegimos. Yo hoy estoy eligiendo crecer a mi manera. 


Tomalo o dejalo. 


7 comentarios:

Hugo dijo...

Tal cual, además de crecer, lo importante es que vos decidas cómo querés crecer.

Abrazo Eli, siempre es lindo leerte.

Pájaro Susuki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pájaro Susuki dijo...

Para mí creer fue emepzar a ver el mundo y sobre todo la gente en grises.
Ese tema está muy bien
Un besote!

zappa dijo...

y lo bien que haces!!

saludos

Pichi DeLarge dijo...

Solo el cambio es lo unico que permanece en el tiempo, incondicional...

Un beso!

Juana. dijo...

Crecer sin darnos cuentas puede ser feo... pero estar consciente de nuestro crecimiento, y de que nos formamos en "algo", es hasta traumático.

Nico dijo...

Nadie resiste archivo y, está bien que así sea. Porque como vos escribiste, crecer implica cambiar.
En fin, te deseo felices crecimientos.

Abrazo grande.