¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

jueves, mayo 03, 2012

Yo no recogeré fruta amarga

Voy en el bondi, sí, parada y apretada -volvería a elegir estudiar comunicación-. Sí, con un viejo verde que me mira fijo y hace gestos -ahora a ponerse con los próximos proyectos de la ONG-. Pero no se inmutan ni mi buen humor ni lo más importante, mis ganas de estar así.
Y son cientos de cosas las que se me pasan por la cabeza -está bueno esto de haber tomado buenas decisiones últimamente-, para no perder la costumbre siempre arremolinadas, así que de vez en cuando saco el cuaderno para anotar como puedo -es fascinante el contraste de las hojas amarillas contra el cielo turquesa- y con letra de bondi las tareas más inmediatas y las ideas esenciales -quiero hacer más de todo esto-:
- Llamar a X.
- Mandar fotos a D.
- Averiguar por H.
- Mandar mail a M.
- Organizar F con L.
No anoto que estoy felíz, porque se me transparenta en la cara. Mientras, Goy canta que aquí hay semilla, y con qué razón. 


3 comentarios:

gabi dijo...

Suena a felicidad tranquila, felicidad por felicidad y no por cosas mágicas que bombardean felicidad. Creo que de tanto decirla medio que perdió sentido la palabra, pero es una buena felicidad.

sandocan en bicicleta dijo...

que lindo saberte tan bien.
y organizada.
me falta un poco de ambas cosas
por no decir mucho.

un saludo grande desde la lejania.

Pájaro Susuki dijo...

Eee! Copado estar feliz! Arriba :)