¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

sábado, septiembre 05, 2009

¡Basta para mi, basta para todos!

La Farolera tropezó y en la calle se cayó
y al pasar por un cuartel se enamoró de un coronel.
Alcen la barrera para que pase la Farolera
de la puerta al sol,
suba la escalera y encienda el farol.
A la medianoche me puse a contar,
y todas las cuentas me salieron mal.

Ehmm...
Si, creo que lo que tengo se llama miedo.

1 comentario:

Samara dijo...

Si el hipo se cura con un buen susto...
querés que intentemos prococarte hipo para curarte el miedo?


Extrañote!