¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

lunes, enero 09, 2012

Lindor II

Cuando resulta que estás tirada en el pasto mirando el cielo azul oscuro casi negro, intentando con tus amigos acordarte alguna de Sui seguida de alguna de Sabina, seguidas de tantas otras canciones que sería imposible llevar una cuenta, con una guitarra y un vinito que pasan de mano en mano; cuando resulta que ves salir el sol y tus amigos siguen en la pileta y vos que estás afuera mirás lo lindos que son  mientras planeás con alguien un viaje por Europa; resulta que las crisis existenciales corren a esconderse abajo de la cama.

3 comentarios:

Samara dijo...

"Alguien" no tuvo la necesidad de recordarte nuestros planes. Moro 1 - Vino blanco - 0.

Lucas Fulgi dijo...

Que masa.

Hugo dijo...

O corren o las echas a patadas, qué tanto.