¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

lunes, enero 30, 2012

Crío se vende

Sabés que llegaste a un extremo poco sano cuando la siguiente charla se da con tu Madre:


Madre: -Fui a visitarla a Amiga, ¿te dije?
Eli: -Sí, me contaste, ¿cómo está?
Madre: -Bien. Lo conocí al hermano, eso te lo conté.
Eli: -No. ¿Y?
Madre: -(con tono persuasivo) Es liiindo, flaco, no muy alto, me cayó bien el pibe.
Eli: -(Viendo a dónde se dirige la cuestión) Ah, mirá.
Madre: -Y Amiga le dijo nomás, "yo te la quiero presentar a la hija de ella".
Eli: -¿Eh? ¿Era enserio? Si no sé ni cuántos años tiene el flaco...
Madre: -Tiene 26, ¡es un pendex! Amiga ya le habló de vos. Igual yo le avisé que tenés un carácter complicado, pero me dijo "ah, yo también, no hay problema, nos arreglamos." Así que ya está, quedamos en que un día de éstos arreglamos algo.

8 comentarios:

Lucas Fulgi dijo...

Me mató lo del carácter.

ėfėdėfėdė dijo...

JAJAJA que peor que una madre llegue a eso.

Hugo dijo...

Me parece que sólo falta ver cuantas vacas les van a dar a la familia del novio como parte de la dote y ya casi está todo arreglado.

Lunática dijo...

jjajja la conversación me sonó muy familiar! (Me siento identificada con tu papel)

Pájaro Susuki dijo...

Ay, que cosa espantosa tu madre y amiga.

Julieta dijo...

Madres... a veces creen que tienen derecho a engancharte con gente que jamás viste.

gabi dijo...

Bizarro (pero no deja de ser muy gracioso).

Antonella Noel dijo...

JAJAJAJAJAJAJJAJAAJ ay estas madres. Mi mamá creo q está a punto de hacer lo mismo en cualquier momento....


Un beso Eli! y si se arma algo, prendete ;)