¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

jueves, septiembre 15, 2011

Instrucciones para una tarde de casa sola

Apagás todas las luces -aprovechando que por el ventanal entra ese resto de luz tan lindo del anochecer-.
Prendés un sahumerio de lima y flores.
Te descalzás. Te sacás todo lo que te incomode.
Ponés esto.
Te acostás en el piso -preferentemente quedando en el medio de los dos parlantes-.
Cerrás los ojos.

Despegás.

4 comentarios:

gabi dijo...

Sí, por favor, qué genial. Y cuando tenés más tiempo es mejor hacer una lista y quedarte así mucho tiempo vibrando con los parlantes.

ėfėdėfėdė dijo...

la gloria.

Pablix dijo...

RADIOHEAD! Especial para esos momentos excelentes para uno mismo.

Yo le agregaría también, a esa mezcla, un buen té.

Juls dijo...

Qué lindo tu blog... Es como entrar en un bosquecito, fresco! del sur! Mmmmh!