¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

martes, junio 21, 2011

Bocanada

Espacios en los que a la tierra no le duela el asfalto, de aires entramados en esos colores que escasean, que silban en el viento, que duelen de faltar. Espacios en los que las líneas salgan por impulsos limpios, tracen su recorrido surcando espacios, acortando sideralidades, alejando fantasmas, transfigurando dobleces ya achacados.      / Horizontes pulsantes de vida, libres de salir de sus imágenes y ser en donde sea. Donde se los quiera. Donde los busquen los encaminados devotos de las alas en sus espaldas, los amantes etéreos que dibujen almas en danzas sublimes, a compases pujantes de verdades.       / Que el mar (ese siempre tan nuestro, ese siempre tan extrañamente sagrado) arroje eternamente su rompiente en las palabras que se perdieron, en las confesiones que se rompieron. Que cubra los silencios huérfanos con ecos inmensos, las soledades de aire rebosante de sinfonías -cubiertas también las esperas de espuma-.


(Como a casi todo, sólo le encuentro sentido con música. Con esta, específicamente)

4 comentarios:

gabi dijo...

Qué linda canción.
Y cuánto más lindo que es el mundo cuando hay un piano sonando por ahí.

Samara dijo...

Boluda, creaste un monstruo.
Tuve la genial idea de poner play antes de leer y fue como... ahhh!!! No sé a dónde me llevaste, pero no me trajiste de vuelta.

Te quiero mucho, pero te quiero más cuando hacés estas cosas.

Mariano dijo...

Me gusta. Ha sabido perfectamente ponerle palabras a esa hermosa melodía. Insisto, me gusta.

Antonella Noel dijo...

Guau hermoso!!!!

te felicito eli:)