¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

lunes, mayo 31, 2010

¿Viste?

Es increíble la poesía que pueden encerrar un capuccino y un paisaje lluvioso.

5 comentarios:

Hugo dijo...

La lluvia invita siempre a la introspección.

Monchito dijo...

No, te parece nomás.

m. dijo...

La lluvia siempre me trae una nueva sorpresa.

Nico dijo...

Totalmente. Es más, al paisaje agregale mar (o montañas) y Audioslave de fondo. Increíble.

Abrazo enorme.

Fepi dijo...

No se, yo veo la vida en fotos