¿Para qué escribe uno, si no es para juntar sus pedazos?
E. Galeano

miércoles, septiembre 23, 2009

Una serie de eventos (levemente) desafortunados

  • Salir de casa, helarte hasta las uñas de los pies y ver en la esquina el colectivo que se te va justito justito.
  • Esperar el próximo colectivo 15 largos e hipotermizantes minutos.
  • Subirte a ese colectivo, prender el mp3 y darte cuenta de que no tiene batería porque se te prendió solo adentro de la mochila.
  • Bajar por puente Liniers viendo como perdés el otro colectivo.
  • Que el próximo lo tengas que esperar otros interminables e hipotermizantes 15 minutos. Y, habiendo llegado dos juntos, comerte el viaje parada por haberte apurado (al pedo, por supuesto) a subir al primero y más lleno.
  • Darte cuenta de que te pusiste el jean que manchaste con tuco.
  • Llegar a la facu y que, sin que siquiera hayas llegado a sacarte el abrigo, entre alguien al aula avisando que "los profesores no van a dar la clase de la mañana porque recién están llegando de Misiones".
  • Que te condecoren como "la primera persona en plantarme".

Ookei. Así-no-va.
(¿o no voy?)

1 comentario:

nat dijo...

BA JO NA ZO!!